Loading...
You are here:  Home  >  Nuestro Periodismo  >  Current Article

Una mañana cualquiera

By   /   6 noviembre, 2011  /   Comentarios desactivados

Ciudadanas y ciudadanos.

Ha llegado el momento de tomar las riendas de nuestro propio destino. En momentos de crisis como la que nos asola, “solamente la imaginación en más importante que el conocimiento”. La juventud más preparada, con más conocimientos de la historia, no tiene donde aplicarlos por la falta de empleo. La experiencia acumulada por décadas de trabajo y esfuerzo, que nos has servido para llegar hasta aquí, no sirven ante una realidad tozuda que se empeña en decirles que no se les necesita, que dejen paso a nuevos impulsos y quehaceres. La educación se ve lastrada por la falta de expectativas en la vida laboral que se vislumbra. El planeta pide auxilio por donde quiera que miremos. Y este momento de impass económico nos incita a plantearnos si nuestro ritmo de vida y consumo es el que realmente nos hace ser felices y crecer como individuos.

En este estado de cosas, un grupo de ciudadanas y ciudadanos, a quienes nos han bautizado con el nombre de 15M, aunque aune a distintos colectivos, con pensamientos diferentes, con vestires diferentes, con gustos musicales diferentes y diferentes ideologías, hemos decidido ser actores en la vida pública y no contentarnos con ese papel pasivo de participación esporádica y silenciosa latencia a que nos han encarrilado desde las instancias públicas. Estamos dedicando nuestro hacer, con gran inversión de tiempo y esfuerzo, a crear unos canales de participación ciudadana en que realmente encontremos participación “efectiva”. Donde nuestra voz y opinión tenga peso visible, y estamos trabajando, mucho más allá de la queja y el lamento, en la consecución de un nuevo modo de vida no tan centrado en los índices económicos y más en la felicidad y crecimiento del individuo, en todas sus facetas.

Desde mi humilde posición de trabajador activo en este movimiento que necesita tanto esfuerzo para nacer y consolidarse, para convertirse en resultados palpables y disfrutables por toda la ciudadanía; en esta vía de esperanza en que algo nuevo puede surgir del buen hacer de todos y todas, juntos, sin perder nuestras individualidades, pero apoyando el esfuerzo común, os invito, os solicito, os pido que os unáis a mí y a todo el resto de compañeras y compañeros, gente muy válida y a la que aparte de estar eternamente agradecido por su esfuerzo y por lo que me están enseñando en el trabajo y trato cotidiano, nunca les podré agradecer lo suficiente lo que están haciendo por las generaciones venideras y por un futuro que afecta a todas y a todos. Y que aunque muchos de nosotros no podremos disfrutar de sus frutos, seguramente, nos encantaría ver nacer, al menos.

A todas estas personas, mil gracias. Y a vosotros y vosotras, incitaros a participar de este momento histórico que estamos viviendo en el que nuestra acción en la vida común se hace más necesaria que nunca para apoyarnos mutuamente y salir, de una vez y por todas, de una espiral de esclavitud personal y económica que cada vez nos hace vivir con mayores estrecheces bajo unos dictados y poderes muy alejados de nuestro sentir cotidiano. De nuestra realidad del día a día se desprende una ilusión de que van a ser otros quienes “arreglen” esto, de que no debemos preocuparnos y que con seguir apretándonos el cinturón va a ser más que suficiente. Con dar cobijo en nuestras casas a esos familiares que se quedan sin trabajo, sin casa, sin futuro, ya estamos cumpliendo con nuestro papel de alimentar un modo de vida que, a todas luces, no se sostiene por más tiempo.

Personalmente seguiré dedicando mi día a día, un rato cada día, todos los días, a la labor de labrar un terreno en que las semillas que caigan granen en un destino diferente del que nos tiene marcado el guión de la historia. Me gustaría encontrarme con vosotras y vosotras en este intento y que me ayudarais en la labor.

A todo aquél que me escuche, gracias y os deseo que todas y todos pasemos un buen día.

Un habitante de éste planeta nuestro.

    Print       Email

About the author

Nos rebelamos contra la injusticia y lo irracional. - Alberto Manguel

%d personas les gusta esto: