Loading...
You are here:  Home  >  Nuestro Periodismo  >  Economía  >  Current Article

NO a la reforma constitucional

By   /   1 septiembre, 2011  /   5 Comments

Corren tiempos sombríos. La reforma de la constitución a la que nos enfrentamos no es sino otro episodio más que evidencia la pérdida de la soberanía de los países y de las personas.

No hubo negociación, el Banco Central Europeo impuso una lista de tareas para nuestro país. El «mensaje claro» fue que España debía asumir un compromiso con la estabilidad presupuestaria para que el BCE comprase nuestros bonos para mitigar la desconfianza de los inversores. Los mismos inversores que han especulado con la deuda pública, en la búsqueda del aumento de sus beneficios, levantando un aberrante templo a la diosa avaricia, madre de todas las crisis.

En Agosto, sin apenas tiempo para informar, y sin ningún tipo de consulta, los líderes de los dos principales partidos se han lanzado a modificar la constitución, cosa que no figuraba en el programa electoral de ninguno de ellos y, para colmo, con unas elecciones generales en noviembre. ¿No podían haber esperado hasta entonces e incluirla en el programa electoral?

Lo que hace un año era para Zapatero y Rubalcaba algo descabellado, un procedimiento que irónicamente calificaron de “eficaz” y “rápido”, ahora se señala como necesario para calmar a los inversores y se pretende aprobar en un plazo récord de dos semanas desde su anuncio. Una muestra más de la capacidad de muda y ausencia de principios de la clase política.

Nos han vendido esta medida como urgente, que ayudará a calmar a los mercados, pero los límites al déficit estructural no entrarán en vigor hasta 2020 y la ley orgánica que lo regule debe de estar aprobada antes del 30 de junio de 2012. Así que poco pueden ayudar medidas centradas en el medio y largo plazo a un mercado movido por el corto plazo y la especulación.

Más allá de la limitación al endeudamiento público que supondrá esta reforma, que previsiblemente conllevará, siguiendo la tendencia de las líneas seguidas en materia de política económica, recortes y privatizaciones, esta reforma esconde algo más grave. En el punto número 3, el nuevo artículo 135 reza que el pago de los intereses y el capital de la deuda pública gozará de prioridad absoluta. Por tanto, en caso de alcanzarse el límite de endeudamiento, estos pagos a los acreedores irán por delante de cualquier otra partida de gasto de los presupuestos. Si bien todavía falta por redactar la ley orgánica que regule este artículo, este punto no nos deja muchas dudas sobre cómo se realizarán esos ajustes.

Se contempla una cierta flexibilidad, en el punto 4, de los límites fijados en casos extraordinarios, que deberán ser apreciados como tales por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso. En el caso de una recesión económica, sería necesario que pasasen dos trimestres de crecimiento negativo, más el tiempo que cuesta obtener los datos, más el tiempo de tramitación parlamentaria, por lo que en caso de necesitar medidas de urgencia, estas no llegarían hasta pasados unos 9 meses como mínimo.

Esta reforma de la Constitución, máxima norma de nuestro ordenamiento jurídico, por presiones exteriores y ajenas, y sin consulta ni información alguna, constituye un grave atentado contra nuestra soberanía.

Por todo ello decimos

-          NO a la modificación del artículo 135 de la Constitución.

-          NO al golpe de Estado encubierto del PPSOE.

-          NO al libre albedrío de especuladores

-          NO a los recortes sociales, existiendo paraísos fiscales y un fraude fiscal de las grandes fortunas fuera de control

Por una participacion activa ciudadana en la vida politica. Recuperemos la soberanía sobre nuestras vidas y nuestro futuro.

 

Comisión de Economía

[email protected]

    Print       Email

5 Comments

  1. alex89 dice:

    mucha gente quiere hacer mani el 11s por la verdad de los atentados del WTC por favor contestarme , si se va a convocar algo

  2. Hermeregilda dice:

    Gracias comisión de economía! tan eficaces y concisos como hasta ahora. Seguir trabajando así, el pueblo debe tener claras las razones y fuertes los corazones.
    Un abrazo

  3. Vitra dice:

    Coincido, que mal se van a poner las cosas. Si esto ya se olía y se pronosticaba desde hace ya mucho tiempo, cabía una pequeña esperanza de que los gobiernos “democráticos” de Europa tuvieran la mínima decencia para proteger a sus ciudadanos y dar una salida social. Pero, con el cambio de constitución y como se ha hecho, esa mínima posibilidad se ha desvanecido y el sistema ya ha mostrado su verdadera cara. El lobo ha enseñado los dientes y ya no hay dudas de que se acercan tiempos oscuros y de lucha. Las nuevas medidas, las de hace unas horas junto con las que se llevan aprobando desde hace varios años, se dirigen hacía una desmantelación del Estado del bienestar.
    Estado hermanado con un Sistema capitalista basado y dependiente de la explotación de todos los recursos disponibles, tanto naturales como humanos, y que se ha manifestado en los países del Tercer Mundo y de America Latina en el pasado, y que ahora llega a Europa con sus medidas neoliberales. Capitalismo cuyos ideales son el “consumo” el “progreso”, y el “beneficio” a toda consta que en la realidad se muestran totalmente incompatibles con los derechos humanos, la ecología y ese ideal en el que se pretende basar la ideología de nuestro Estado del bienestar, la “democracia”. Estado del bienestar totalmente dependiente del capitalismo, y por tanto insostenible a largo plazo pero que, no lo niego aunque no significa que sea sostenible (ni físicamente ni éticamente), en él sus ciudadanos hemos gozado de ciertos derechos y nivel de vida desde La Segunda Guerra Mundial gracias también a la lucha de la clase obrera organizada (ahora inexistente) y al boom de la energía barata y del consumo. Está desmantelación se esta llevando acabo desposeyendo al pueblo de todo poder económico (ausencia de decisión sobre el sistema económico y los medios de producción, disminución salarios y derechos laborales, etc), político (únicamente un voto cada 4 años en un sistema electoral claramente corrupto y no participativo con nulo poder real de decisión de la mayoría de la población) social ( recortes y anulación de los derechos sociales y humanos cada vez mas graves, reducción de la persona a la idea de “consumidor” y “un voto”, manipulación de los media, crisis de valores, etc.). Lo que junto con la crisis ecológica, y las otras tres grandes crisis actuales (política, social y económica) son las muestras de todo un sistema en descomposición que amenaza con arrastrarnos en su caída si no hacemos nada al respecto para enfrentarlo radicalmente (yendo a la raíz del problema) y crear una alternativa. No se puede solucionar unas crisis con el mismo sistema que las ha creado.
    Estas medidas conducen hacia condiciones laborales y sociales del SXIX, con cuerpos de seguridad y de control masivos (para reprimir toda disidencia y protesta), y con condiciones ecológicas del SXXI, sin contar con el fin de la energía barata (ya hemos pasado el pico del petróleo, con lo que ello supondrá en un futuro cuando llegue la deficiencia en la satisfacción de dicho recurso si seguimos dependiendo de él, ahora un elemento fundamental).
    Todas estos procesos que son innatas al gran aparato del Sistema capitalista (en manos de las grandes fortunas y apoyado por la casta política legitimada por la idea de “representatividad” de la traicionada palabra “democracía”) parten y llevan hacía esa desmantelación y por tanto siempre “trabajan en el subsuelo” (crecimiento para luego otra crisis peor) y solo es cuestión de tiempo que emerjan, como ya sucedió en los países de America latina (que ya viven ese “futuro”). Europa y mas concretamente sus países periféricos, son los siguientes en esa destrucción sistemática llevada a cabo por la “huida hacía delante” de este Sistema. Con este cambio de la constitución ya empieza a vibrar y a resquebrajarse el suelo por su lado más visible. Puede sonar catastrófico, pero hoy en día el 80% de los jóvenes tiene un trabajo precario, si lo tiene, y las redes familiares de generaciones anteriores actúan de colchón, pero ¿Qué pasará cuando ya no estén? ¿Cuándo la mayoría de los servicios sean privados?, ¿Cuándo se acentúen las luchas por los recursos? Irak y Libia son una muestra “camuflada”de ello…
    Hoy, más que nunca se hace totalmente cercana y emotiva la famosa canción libertaria, con esa primera frase, “negras tormentas agitan los aires…”. Si no queremos que nos engullan solo queda la lucha a diario en todos los frentes, el apoyo mutuo y la autoorganización. Autoorganización porque es una contradicción formular peticiones a supuestos “representantes” que decimos “no nos representan”, legitimando un sistema opuesto a la participación política directa de la mayoría de la gente y por tanto a la verdadera democracia . Democracia (gobierno de todos), es decir “democracia directa” sin representantes. Representantes profesionales que se demuestra al final acaban formando una oligarquía alejada del pueblo y aprobando una reforma de la constitución para beneficio del dios Mercado (ese “ente” omnipresente por encima de los derechos democráticos y humanos) y para puñalada mortal a la población, a la que dicen representan. Siempre y cuando este calladita y no moleste, claro.
    Salud

%d personas les gusta esto: